Feeds:
Entradas
Comentarios

Hace unos días encontré este post en el blog de The Oatmeal, un sitio fantástico que nunca falla a la hora de hacerme reír. Trata sobre las tres fases de la relación con tu ordenador, y me he sentido tan identificada no he podido evitar traducirlo y compartirlo.

***

1. LA LUNA DE MIEL

Tu nuevo ordenador es capaz de hacer cualquier cosa. Es capaz incluso de dividir átomos y hornear pasteles.

No tienes ni idea de lo que significa una memoria RAM de 4.9 megawatt pulse drive, pero tu tienes una y tus amigos no. Y eso es lo que en realidad importa.

Seguir leyendo »

Pavos in vitro

Esta semana es Thanksgiving, y aquí en USA todo gira alrededor del pavo y de la gran cena.

Todo el mundo espera con gran expectación el momento de reunirse con sus familiares y amigos, pero sobretodo la ocasión de hincarle el diente a un buen filete de pavo con “gravy” y “stuffing”. Tengo que admitir que me considero parte de las masas hambrientas, y que mañana intentaré ser la primera en la cola para servirme un trozo de pavo, puré de patatas y pastel de calabaza.

El presidente le “perdona la vida” a un pavo cada año

Se calcula que mañana comeremos unos 40 millones de pavos (en todo Estados Unidos), lo que supone una gran demanda para la industria avícola. Las granjas de pavos se preparan para este momento todo el año, pero lo que la mayoría desconocemos es que el 99,9% de los pavos que comeremos mañana no han sido “creados” de una manera tradicional
Seguir leyendo »

Stanford

Mi bata

Mi bata

Ya van tres otoños en América. El paso del tiempo es implacable.

Las hojas caen y anochece a las cinco, dentro de cuatro días volverá a ser Thanksgiving. Comeremos pavo y pasteles, y celebraremos lo a gusto que estamos. Me entusiasma Acción de Gracias, me gusta la idea de una fiesta en la cual simplemente te reúnes con los que quieres y te importan. Este será el primer año que celebro Thanksgiving en Stanford.

Llevo aquí casi tres meses, y no hay día que no agradezca la oportunidad de poder estudiar, trabajar y vivir en un sitio tan maravilloso. Por primera vez en mucho tiempo tengo la sensación de estar en mi casa.

Goodbye CSHL

marta_watson

Con el Dr. Watson

Ha llegado el momento de la despedida. Después de más de un año trabajando en el laboratorio de Cold Spring Harbor, es la hora de hacer la maleta y seguir mi camino. Mi siguiente destino es la Universidad de Stanford, en California, donde espero conseguir mi PhD en Inmunología. Los próximos años se presentan cargados de trabajo, pero también de buenos momentos. Acudir a Stanford era mi sueño desde que tenía 12 años, pero debo confesar que dejo Nueva York con un poquito de pena…

Ha sido un año duro, con un invierno muy frío y momentos de desesperación en el laboratorio (no ha habido manera de encontrar un equilibrio trabajo-ocio). Me quedan aún muchas cosas por hacer en la gran manzana, innumerables sitios a visitar y muchos rincones que descubrir… lo que me brinda una excusa fantástica para volver y visitar los amigos/as que dejo aquí.

Sólo me queda agradecer a todos aquellos que han contribuido a hacer de mi experiencia en Cold Spring Harbor un año único y especial. Os echaré de menos.

Responsabilidad ecológica

Aviso: esta película será dura.

Somos los responsables.

Debemos buscar soluciones para evitar esta masacre e impedir más catástrofes ecológicas.

¿Es útil el exámen GRE?

A veces los exámenes no son la mejor manera de seleccionar futuros candidatos…

En mi caso, estos días estoy sufriendo la preparación del odioso GRE. El GRE es un exámen necesario para solicitar admisión en la mayoría de programas de doctorado de los Estados Unidos.

El proceso de selección es difícil y muuuy largo, y el exámen de GRE es sólo una pequeña parte. Una pequeña parte que realmente me toca las narices, no entiendo cómo este exámen servirá para predecir mi futura carrera científica.

– Jack Kerouac

We just have to keep going.

Vendrán tiempos mejores.

La vida és bonica, però a vegades complicada.

El escultismo

Parece mentira que no tenga ningún post dedicado al escultismo. Por alguna razón, no me he dado cuenta hasta ahora, así que rápidamente he decidido poner fin al asunto. 

Resulta que ya hace muchos años decidí apuntarme a un “cau” (así es como llamamos a los grupos scout en Catalunya) y ver si realmente ir de excursión era tan divertido como en las películas. El hecho es que descubrí algo mejor: encontré un lugar donde personas increíbles estaban dispuestas a enseñarme cómo caminar por la vida, y lo que es más importante, a ser mis compañeras de camino.

Siendo scout pasé algunos de los mejores momentos de mi vida. Acampé bajo las estrellas, aprendí a tocar la guitarra, subí muchas montañas y me bañé en ríos de agua helada. Aunque no siempre fué todo tan fácil, más de una vez el viento se llevó nuestra tienda, la lluvia empapó las mochilas o tuvimos que abandonar una ruta porque un compañero se puso malo. Pero al fin y al cabo, lo más importante es que hice amigos y amigas verdaderos, de esos que se cuentan con los dedos de la mano.  Y que gracias a esos momentos – los buenos y los malos – hoy soy quien soy.

Con mi fular – fotografia de Charles Camarda

Ser scout significa compromiso para con uno mismo y con el prójimo. Cuando llega el instante de recitar la promesa (el día en el que te ganas el fular, un momento crucial en la vida de cualquier scout), tus guías están orgullosos, tus compañeros/as te saludan con la mano izquierda y tú te sientes especial, te has ganado su respeto y confianza. Llevar fular conlleva una gran responsabilidad, significa que defiendes unos valores y que estás dispuesta a luchar por un mundo mejor.

Desde el día en el que recibí mi fular, trato de vivir de acuerdo con las leyes con las que me comprometí. No es fácil, tomar la opción correcta generalmente no es lo más cómodo o “popular”. Sin embargo, puedo decir que hasta hoy puedo me ha funcionado: esforzarme por seguir los valores del escultismo hace que siga luchando por ser mejor persona día tras día.

Aquí dejo las leyes que en su día juré, y que me esfuerzo en no quebrantar.

  1. El scout es digno de confianza.
  2. El scout es leal.
  3. El scout es útil y servicial.
  4. El scout es amigo de todos y hermano de cualquier scout sin distinción de credo, raza o clase social.
  5. El scout ama a su país y se siente ciudadano del mundo.
  6. El scout reconoce en la naturaleza la obra de Dios y la protege.
  7. El scout es obediente, disciplinado y no deja nada a medias.
  8. El scout es animoso ante peligros y dificultades.
  9. El scout es económico, trabajador y cuida el bien ajeno.
  10. El scout es puro en pensamientos, palabras y acciones.

El poder del ARN

Hace unas cuantas décadas se estableció el dogma central de la biología molecular (la “teoría fundamental” detrás de las moléculas que forman parte de cualquier organismo, descrita inicialente por Watson y Crick). El dogma central, de forma resumida, establece la relación entre el ADN o gen (la unidad de información que heredamos), el ARN (el mensaje o instrucción de ese gen) y la proteína (la molécula que llevará a cabo esa instrucción).

Para tener una mejor idea de como funciona el sistema, trataré de explicarlo utilizando un ejemplo más o menos gráfico:  los genes serían como el libro de recetas en la estantería de casa. En algún momento, una de estas recetas será transportada hasta la cocina, donde la leeremos y podremos seguir las instrucciones para elaborar un pastel o un guiso.

El ARN fue inicialmente descrito como el “medio de transporte“, lo que lleva la receta hasta la cocina, por eso se denomina ARN mensajero (transporta el mensaje). Durante muchos años, el mensajero fue subestimado. Todo el mundo prefería mirar al ADN (el “libro de recetas”) u bien a la proteína (los “pasteles”). Pues bien, por suerte algunos científicos quisieron conocer un poco mejor a este “mensajero”, y se dieron cuenta de que el el ARN no se limitaba para nada a sólo llevar información. Parece ser que esta molécula hacía muchísimo más de lo se pensaban.

Seguir leyendo »

Atardecer en el laboratorio

Este verano tengo la suerte de poder participar en un programa excelente para jóvenes investigadores. Durante diez semanas conduzco mi propio proyecto de investigación en biología molecular en el Laboratorio de Cold Spring Harbor, sobre el cual ya escribí otra entrada hace unas semanas.

En este post voy a intentar resumir de qué trata este programa (URP), así como a animar a cualquier universitario/a a que solicite una plaza en él. Es una oportunidad única para los y las que queremos dedicarnos a la investigación. Este programa ya lleva más de cincuenta años entrenando con éxito a futuros científicos/as. Hay trenes que sólo pasan una vez en la vida, y hoy puedo decir con seguridad que he encontrado uno de esos.

Seguir leyendo »