Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Ciencia’ Category

Pavos in vitro

Esta semana es Thanksgiving, y aquí en USA todo gira alrededor del pavo y de la gran cena.

Todo el mundo espera con gran expectación el momento de reunirse con sus familiares y amigos, pero sobretodo la ocasión de hincarle el diente a un buen filete de pavo con “gravy” y “stuffing”. Tengo que admitir que me considero parte de las masas hambrientas, y que mañana intentaré ser la primera en la cola para servirme un trozo de pavo, puré de patatas y pastel de calabaza.

El presidente le “perdona la vida” a un pavo cada año

Se calcula que mañana comeremos unos 40 millones de pavos (en todo Estados Unidos), lo que supone una gran demanda para la industria avícola. Las granjas de pavos se preparan para este momento todo el año, pero lo que la mayoría desconocemos es que el 99,9% de los pavos que comeremos mañana no han sido “creados” de una manera tradicional
(más…)

Read Full Post »

marta_watson

Con el Dr. Watson

Ha llegado el momento de la despedida. Después de más de un año trabajando en el laboratorio de Cold Spring Harbor, es la hora de hacer la maleta y seguir mi camino. Mi siguiente destino es la Universidad de Stanford, en California, donde espero conseguir mi PhD en Inmunología. Los próximos años se presentan cargados de trabajo, pero también de buenos momentos. Acudir a Stanford era mi sueño desde que tenía 12 años, pero debo confesar que dejo Nueva York con un poquito de pena…

Ha sido un año duro, con un invierno muy frío y momentos de desesperación en el laboratorio (no ha habido manera de encontrar un equilibrio trabajo-ocio). Me quedan aún muchas cosas por hacer en la gran manzana, innumerables sitios a visitar y muchos rincones que descubrir… lo que me brinda una excusa fantástica para volver y visitar los amigos/as que dejo aquí.

Sólo me queda agradecer a todos aquellos que han contribuido a hacer de mi experiencia en Cold Spring Harbor un año único y especial. Os echaré de menos.

Read Full Post »

El poder del ARN

Hace unas cuantas décadas se estableció el dogma central de la biología molecular (la “teoría fundamental” detrás de las moléculas que forman parte de cualquier organismo, descrita inicialente por Watson y Crick). El dogma central, de forma resumida, establece la relación entre el ADN o gen (la unidad de información que heredamos), el ARN (el mensaje o instrucción de ese gen) y la proteína (la molécula que llevará a cabo esa instrucción).

Para tener una mejor idea de como funciona el sistema, trataré de explicarlo utilizando un ejemplo más o menos gráfico:  los genes serían como el libro de recetas en la estantería de casa. En algún momento, una de estas recetas será transportada hasta la cocina, donde la leeremos y podremos seguir las instrucciones para elaborar un pastel o un guiso.

El ARN fue inicialmente descrito como el “medio de transporte“, lo que lleva la receta hasta la cocina, por eso se denomina ARN mensajero (transporta el mensaje). Durante muchos años, el mensajero fue subestimado. Todo el mundo prefería mirar al ADN (el “libro de recetas”) u bien a la proteína (los “pasteles”). Pues bien, por suerte algunos científicos quisieron conocer un poco mejor a este “mensajero”, y se dieron cuenta de que el el ARN no se limitaba para nada a sólo llevar información. Parece ser que esta molécula hacía muchísimo más de lo se pensaban.

(más…)

Read Full Post »

Atardecer en el laboratorio

Este verano tengo la suerte de poder participar en un programa excelente para jóvenes investigadores. Durante diez semanas conduzco mi propio proyecto de investigación en biología molecular en el Laboratorio de Cold Spring Harbor, sobre el cual ya escribí otra entrada hace unas semanas.

En este post voy a intentar resumir de qué trata este programa (URP), así como a animar a cualquier universitario/a a que solicite una plaza en él. Es una oportunidad única para los y las que queremos dedicarnos a la investigación. Este programa ya lleva más de cincuenta años entrenando con éxito a futuros científicos/as. Hay trenes que sólo pasan una vez en la vida, y hoy puedo decir con seguridad que he encontrado uno de esos.

(más…)

Read Full Post »

Hace ya dos semanas que me he instalado en el paraíso de la biología molecular. Este verano estaré sumergida en la ciencia, en un lugar fundamentalmente desconocido por la mayoría de los mortales no-científicos.Virus

Para aquellos que no han oído hablar del Laboratorio Cold Spring Harbor, es un centro de investigación en biología molecular, especialmente dedicado a la neurociencia, cancer y fisiología vegetal. Fundado en 1890, lleva ya más de cien años “en la cresta de la ola”.

Han pasado muchas cosas entre los muros de este laboratorio, cosas que han cambiado radicalmente el rumbo de la investigación actual. Aquí, James Watson presentó por primera vez la estructura del DNA en 1953. Barbara McClintock descubrió los transposones. Se halló el primer oncogen en un tumor humano. Richard Roberts demostró el fenómeno del RNA splicing. Hannon y sus colegas demostraron como los microRNA pueden curar algunos tumores. Y muchas, muchas más cosas importantes que dejo “en el tintero”.

Las vistas

Independientemente de su prestigio en el mundo de la biologia molecular, el Laboratorio de Cold Spring Harbor está un lugar increíblemente bonito. En el medio de la naturaleza, al lado del mar… y a tan sólo una hora de Manhattan! Tiene sus playas, sus bosques (con animales salvajes incluídos). Sus barbacoas en el césped son el lugar de reunión en las tardes de verano. Los científicos salen a despejarse y juegan a voleibol, van en kayak o se dedican a tomar cerveza, comer hot-dogs y a comportarse como cualquier otro humano (aunque tengo que admitir que la mayoría de conversaciones acaban derivando a temas científicos… Qué le vamos a hacer, si te apasiona la ciencia realmente disfrutas hablando de ella y siendo “un poco friki”).

En resumen, si como yo eres una enamorada/o de la ciencia, debes visitar Cold Spring Harbor Laboratory. Si tienes la oportunidad de venir un dia,dos, una semana o todo un verano, seguro que no te arrepentirás.

El waltz del polipéptido

“El waltz del polipéptido”, una de las esculturas del campus

Más adelante publicaré un post explicando la razón por la que estoy aquí, y qué es lo que estoy haciendo en mi laboratorio.

Read Full Post »

El otro día encontré en el blog de microsiervos este fantástico vídeo, que explica de maravilla el experimento de las nubes de azúcar (marshmallows en inglés). Este experimento fue ideado el 1972 por el psicólogo Walter Mischel, en la Universidad de Stanford, y tiene como objetivo estudiar el comportamiento, la paciencia y la impulsividad de distintos niños delante de un reto:

Cada niño o niña se encuentra en una habitación vacía, libre de cualquier distracción y sin nada más que una mesa delante suyo. Los investigadores ponen un plato con una nube delante de cada niño. Entonces le dicen que si espera un rato y no se la come, le darán dos nubes. Así que el niño/niña tiene dos opciones: comerse la nube o resisitir la tentación un tiempo indefinido y comerse dos.

Es muy interesante observar cómo los distintos niños reaccionan frente al reto (en el vídeo podéis ver algunas de las técnicas que usan para evitar comerse la nube). Pero lo que aún es más interesante es los resultados de un estudio a largo plazo: quince años más tarde, Mischel y su grupo compararon los resultados de los exámenes de acceso a la universidad (SATs) de los 600 niños que habían participado en el estudio. La capacidad de “resistir la tentación” estaba directamente relacionada con buenos resultados en los exámenes. En cambio, aquellos que se habían comido la nube inmediatamente, eran generalmente clasificados por maestros y padres como “menos competentes“, con peores notas.

Todo esto también ha sido estudiado a nivel neurológico, los investigadores han podido comprobar como los cerebros de los “pacientes” y de los “impulsivos” funcionan de manera distinta.

Read Full Post »

Hoy he leído esto en la página de un colega, me ha hecho reír y creo que merece la pena compartirlo en el blog… Está sacado de la página web del departamento de psicología de la universidad de Stanford, en California.

16 razones por las que Dios no tiene un Doctorado (título original: Why god doesn’t have a PhD)

1. Sólo publicó un artículo importante

2. Estaba en hebreo

3. No tenía ni una referencia

4. No lo publicó en una revista con alto índice de impacto, ni tan siquiera comprovada por otros colegas (peer reviewed)

5. Algunos hasta dudan que lo escribiera él mismo

6. Igual es cierto que creó el mundo, pero… ¿qué más ha hecho desde entonces?

7. Sus esfuerzos por colaborar con otros han sido bastante limitados.

8. La comunidad científica encuentra muchas dificultades al tratar de replicar sus resultados.

9. No pidió permiso a ningún comité ético para usar sujetos humanos.

10. Cuando sus resultados no fueron los esperados, intentó mejorarlos ahogando todos los sujetos del experimento.

¿Inundaciones o Calentamiento Global?

¿Inundaciones o Calentamiento Global?

11. Cuando los sujetos no se comportaban acorde con sus hipótesis, los eliminaba de la muestra.

12. Algunos hasta dicen puso a su hijo como profesor de la asignatura

13. Expulsó a sus dos primeros alumnos por haber aprendido algo nuevo

14. Casi nunca va a clase, se limita a decirles a los alumnos que lean su libro

15. Aunque sólo requiere cumplir 10 conceptos, la mayoría de los estudiantes suspenden  sus exámenes.

16. Sus horas de visita son infrecuentes, y su despacho suele estar en la cumbre de una montaña.

Antes de acabar el post quiero remarcar que este artículo está escrito en clave de humor, ¡que nadie se lo tome en serio, por favor! 🙂

Read Full Post »

Older Posts »