Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘viajes’

Mi bata

Mi bata

Ya van tres otoños en América. El paso del tiempo es implacable.

Las hojas caen y anochece a las cinco, dentro de cuatro días volverá a ser Thanksgiving. Comeremos pavo y pasteles, y celebraremos lo a gusto que estamos. Me entusiasma Acción de Gracias, me gusta la idea de una fiesta en la cual simplemente te reúnes con los que quieres y te importan. Este será el primer año que celebro Thanksgiving en Stanford.

Llevo aquí casi tres meses, y no hay día que no agradezca la oportunidad de poder estudiar, trabajar y vivir en un sitio tan maravilloso. Por primera vez en mucho tiempo tengo la sensación de estar en mi casa.

Read Full Post »

marta_watson

Con el Dr. Watson

Ha llegado el momento de la despedida. Después de más de un año trabajando en el laboratorio de Cold Spring Harbor, es la hora de hacer la maleta y seguir mi camino. Mi siguiente destino es la Universidad de Stanford, en California, donde espero conseguir mi PhD en Inmunología. Los próximos años se presentan cargados de trabajo, pero también de buenos momentos. Acudir a Stanford era mi sueño desde que tenía 12 años, pero debo confesar que dejo Nueva York con un poquito de pena…

Ha sido un año duro, con un invierno muy frío y momentos de desesperación en el laboratorio (no ha habido manera de encontrar un equilibrio trabajo-ocio). Me quedan aún muchas cosas por hacer en la gran manzana, innumerables sitios a visitar y muchos rincones que descubrir… lo que me brinda una excusa fantástica para volver y visitar los amigos/as que dejo aquí.

Sólo me queda agradecer a todos aquellos que han contribuido a hacer de mi experiencia en Cold Spring Harbor un año único y especial. Os echaré de menos.

Read Full Post »

Hace ya dos semanas que me he instalado en el paraíso de la biología molecular. Este verano estaré sumergida en la ciencia, en un lugar fundamentalmente desconocido por la mayoría de los mortales no-científicos.Virus

Para aquellos que no han oído hablar del Laboratorio Cold Spring Harbor, es un centro de investigación en biología molecular, especialmente dedicado a la neurociencia, cancer y fisiología vegetal. Fundado en 1890, lleva ya más de cien años “en la cresta de la ola”.

Han pasado muchas cosas entre los muros de este laboratorio, cosas que han cambiado radicalmente el rumbo de la investigación actual. Aquí, James Watson presentó por primera vez la estructura del DNA en 1953. Barbara McClintock descubrió los transposones. Se halló el primer oncogen en un tumor humano. Richard Roberts demostró el fenómeno del RNA splicing. Hannon y sus colegas demostraron como los microRNA pueden curar algunos tumores. Y muchas, muchas más cosas importantes que dejo “en el tintero”.

Las vistas

Independientemente de su prestigio en el mundo de la biologia molecular, el Laboratorio de Cold Spring Harbor está un lugar increíblemente bonito. En el medio de la naturaleza, al lado del mar… y a tan sólo una hora de Manhattan! Tiene sus playas, sus bosques (con animales salvajes incluídos). Sus barbacoas en el césped son el lugar de reunión en las tardes de verano. Los científicos salen a despejarse y juegan a voleibol, van en kayak o se dedican a tomar cerveza, comer hot-dogs y a comportarse como cualquier otro humano (aunque tengo que admitir que la mayoría de conversaciones acaban derivando a temas científicos… Qué le vamos a hacer, si te apasiona la ciencia realmente disfrutas hablando de ella y siendo “un poco friki”).

En resumen, si como yo eres una enamorada/o de la ciencia, debes visitar Cold Spring Harbor Laboratory. Si tienes la oportunidad de venir un dia,dos, una semana o todo un verano, seguro que no te arrepentirás.

El waltz del polipéptido

“El waltz del polipéptido”, una de las esculturas del campus

Más adelante publicaré un post explicando la razón por la que estoy aquí, y qué es lo que estoy haciendo en mi laboratorio.

Read Full Post »

Spring is here…

"Daffodil"

El calor, la brisa, las flores… No puedo evitar sonreír al caminar hacia mis clases, aunque lo que más me apetece estos días es tumbarme en el césped y hacer lo que todo el mundo parece estar haciendo: nada.

Por fin llegó la primavera, los días largos, las terrazas, los conciertos al aire libre… Este año la esperaba con especial ansia, ya que el invierno que he pasado ha sido especialmente frío: la temperatura en Filadelfia ha estado alrededor de cero durante casi dos meses. ¡Pero se acabó!

Con el calor y el sol llegan fiestas tan míticas como Spring Fling, todo un acontecimiento en UPenn (ya os iré contando…).

Yo de momento me limito a disfrutar cada minuto de esta preciosa experiencia, y a prepararme para un futuro inmediato que no pinta nada pero que nada mal…

Read Full Post »

Mexico Lindo

La tierra de los cactus, de los infinitos desiertos inundados al sol y las playas paradisíacas. El país de Frida Kahlo y de Diego Rivera, hogar de acogida de muchos políticos que huían en busca de una utopía. La cuna de los tacos, los chiles y el mole. De las cervezas corona y de los mariachis.

En lo alto del templo del sol

En lo alto del templo del sol

Allí he pasado esta semana, descubriendo un país increíble rodeada de la mejor companía. Sería imposible pedir más de mi primer “spring break“. Otra vez he optado por huír del estereotipo; lo último que quería era pasar mi semana de “break” en cualquier macrofiesta, en un hotel de playa con litros de alcohol y entre masas de estudiantes color rosa-gamba con poca ropa y mucha carne. He disfrutado de unos días únicos, me he enamorado de México.
Nunca se tiene suficiente tiempo de vacaciones, así que conociéndome, opté por hacer una visita muy local y dedicar mis días a explorar la capital, el Distrito Federal, conocido como “el DF“.

Hace tiempo que descubrí que la mejor manera de viajar es cuando dejas que algun “nativo” del luegar te oriente, y lo que es aún más increíble es cuando tus “guías” son tus amigos. En mi caso, he tenido muchísima suerte y dos de mis mejores amigos han guiado mis primeros pasos por la ciudad chilanga.
¿Qué es lo que recomendaría del DF después de mi corta visita? Caminar por las calles de la colonia Roma, probar la “comida corrida” en cualquiera de sus fondas típicas, disfrutar de una michelada fría al atardecer, bailar en alguno de sus antros, submergirse en cultura en sus incontables museos (el de antropología, el de arte popular, el de arte contemporáneo, la casa azul… es imposible verlos todos!). Y si nos sobra un poquito de tiempo, recomiendo muchísimo subir a la pirámide del sol en Teotihuacán (es muy fácil y barato llegar desde la ciudad de México, en el enlace podéis encontrar la ruta que yo seguí).
Después de estas extraordinarias vacaciones, sólo puedo acabar el post con un corolario: Hasta la vista, DF. Espero volver a andar por tus calles muy pronto.

Read Full Post »

Nota: escribí este post en el avión, cuando volaba hacia Philadelphia, donde estoy actualmente. Lo he encontrado por casualidad, y me ha hecho ilusión compartirlo.

Me marcho de mi tierra por un tiempo largo. Nunca me ha gustado decir adiós, aunque lo hagas muchas veces, nunca te puedes acostumbrar. Esta vez quería innovar, y a modo de despedida, decidí subir a lo más alto de Catalunya.

En la cima

En la cima

Todo empezó en la cena de despedida con mis amigos. Siempre nos ha gustado la montaña, y cada verano dedicamos nuestro tiempo a irnos de campamentos. Antes lo hacíamos como niños, ahora lo hacemos, con mucho gusto, como monitores. Simplemente sienta bien poder devolver los buenos momentos, hacer sonreír a un niño, jugar en el río y caminar por los bosques.

Volvamos al tema. Cenando, surgió la idea de subir al pico más alto de Catalunya. Así seguro que en el avión tendría la sensación de haber dejado huella, de marcharme con un Recuerdo en la maleta. Al fin y al cabo, la vida se construye con estos Recuerdos, los Momentos importantes.

Hace diez años subí a la Pica por primera vez. Desde entonces han sucedido muchas cosas, más de la mitad de ellas serían impensables para la Marta de 12 años. Recuerdo que me costó muchísimo, y que a punto estuve de dejarla a medias. Pero el empuje y la motivación que me dieron mis compañeras, mis amigas, fue más fuerte.

(más…)

Read Full Post »

Este verano, a diferencia de los dos anteriores, me lo he pasado fuera del laboratorio. Imaginando las incontables horas detrás de la pipeta que me depara el futuro inmediato, he optado por algo totalmente distinto.

Me he pasado el último mes y medio trabajando, viajando por Europa, con distintos grupos de niños y adolescentes.

Ahora mismo escribo este post desde mi habitación en Haileybury college, un internado inglés de esos que salen en las películas, con sus céspedes impolutos y el campo de cricket a punto para la competición.

Llegué aquí la semana pasada, acompañando a un grupo de veinte adolescentes que se libraban de sus padres dos semanas con la excusa de aprender inglés.

tortilla de patatas made by Marta

Es divertido observarlos desde el otro lado, esta vez la monitora soy yo, aunque no hace tanto que tenía su edad y me lo pasaba en grande cuando me iba quince días de campamentos.

Aquí ya tienen un equipo de monitores ingleses que les hacen las actividades, así que mi trabajo consiste en “supervisar” que todos/as estén bien y que nadie se pase de la ralla en las noches de “discoteca”. Es curioso cómo pasan los años y siguen usando los mismos trucos que nosotros usábamos, la historia siempre se repite.

Así pues, tengo mucho tiempo libre, y aunque se me llena el estómago de mariposas sólo con pensar lo que se me viene encima el mes que viene, puedo aprovechar y descansar. Pasear, leer y dormir, actividades que ya echaba de menos.

Lo único que me falta es el sol y el calorcito… Pero ya se sabe, que todo no se puede tener. La semana que viene volvemos a casa, donde nos esperan sus playas y sus buenos 35 grados a la sombra

Mi lista de “cosas que quiero hacer” no para de crecer, me tocará ponerle freno en algún momento, pero por ahora, soñar sigue siendo la mejor manera de llenar mis horas libres.

Read Full Post »

Verano en Estocolmo

viajando

Estos dos meses en Suecia han pasado volando, parece increíble que ya esté de vuelta a Barcelona. Mentiría si dijera que no he echado de menos el sol y la playa, pero vivir el verano sueco ha sido toda una experiencia.

Aunque he pasado muchas horas en el laboratorio, el proyecto ha valido la pena y he aprendido un montón de cosas nuevas. Mi supervisora es genial, y gracias a ella y a su infinita paciencia, los resultados de los experimentos han sido fenomenales. Presenté mi trabajo y mi póster el pasado viernes, y a principios de Septiembre viajaré a Cambridge para presentarlos en un congreso (mi primer “congreso” científico, ya contaré qué tal la experiencia!).

Contando...

Pero fuera de la pipeta también ha existido mundo, y aunque no he viajado tanto como hubiese querido, he podido descubrir algunos secretos de la vida escandinava. Ir en canoa por el archipiélago, viajar en un crucero hasta Tallin, tomar sesiones de sauna nocturnas, acompañadas de zambullidas necesarias en el lago, fiestas del cangrejo y largas horas de sol andando por los rincones de la ciudad.

La compañía ha sido grata, y durante estos meses he conocido mucha gente distinta, algunos personajes inolvidablemente extraños (sí, me encanta conocer personas originales) y otras personas a las que afortunadamente puedo llamar amigos.
Aquí está la magia de la vida del viajero, la sensación de alegría y a la vez de tristeza. La seguridad de que nunca podrías vivir esta experiencia, nunca hubieses conocido a tal cantidad de gente, si no hubieses salido de tu cáscara.

Pero las vivencias inolvidables quedan relegadas a memorias, a anécdotas, esta es la parte triste de cualquier viaje.
Todo lo bueno se acaba, y no es fácil decir adiós. Y aunque en el momento nos ayude decir “hasta pronto“, la mayoría de despedidas están teñidas de un impronunciable “hasta siempre”.
Hasta pronto Suecia, guardaré este verano con cuidado en uno de los cajones privilegiados de mi memoria.

saltando con Karolinska people

Read Full Post »

¿Y dónde está Estonia? Fué la respuesta que le dí a mi amiga cuando me propuso visitar Tallin.

Sonará muy inculto, pero realmente mi conocimiento sobre el país era nulo, y tuve que visitar a gran wikipedia para enterarme de dónde pasaría los siguientes dos días.

La oferta era irresistible: un crucero por el mar báltico, a bordo de la “princesa del ártico“, nos llevaría de Estocolmo a Tallin en la noche del sábado.

mapaAllí pasaríamos todo el domingo. Nos recojería por la noche y el lunes por la mañana llegaríamos a Estocolmo, donde podría volver al laboratorio a tiempo para continuar el experimento.

El crucero

Sonaba genial, así que aunque no tuviera ni la más mínima idea de cómo era Estonia, acepté al momento.

La aventura estaba servida, y el precio era inmejorable. Buena compañía y mil cosas a descubrir.
(más…)

Read Full Post »

Llevo ya unos días en el laboratorio, y después de sobrevivir al primer contacto con la pipeta y contar millones de células para mis experimentos, llega el momento de empezar a conocer el “entorno”. O sea, a explorar el departamento.

Viva la moda

Normalmente, en cualquier gran laboratorio encuentras varios tipos de investigadores, fácilmente diferenciados por el nivel de cafeína consumida y el volumen de voz que usan para saludarse mutuamente.

Uno de estos individuos increíblemente escandalosos, que se enorgullece de llevar calcetines y sandalias, comparte despacho conmigo. A pesar de su peculiar sentido del humor, no puedo evitar reírme a carcajadas cada vez que nos comunica alguna de sus teorías, ya sea sobre ratones humanizados (¿qué son? click al artículo) o sobre el pulpo Paul.

Encima de su mesa se amontonan tazas a medio consumir y papeles con garabatos indescifrables, pero colgando de su corcho he encontrado un papel con lo que podría denominarse “los mandamientos de la locura“, así que aquí los dejo. Espero que os sean útiles, a mi por lo menos me han hecho sonreír y me han dado ideas de lo más chifladas.

1. A la hora de la comida, siéntate en tu coche aparcado, ponte gafas de sol y apunta a los coches que pasen con un secador del pelo. Mira a ver si aminoran la marcha y ríete de forma diabólica.

Locos sueltos

2. Llama al teléfono de otros despachos y pregunta por ti mismo. No disimules ni cambies tu voz, que se note que eres tu.

3. Cada vez que alguien te pida que hagas algo, pregunta si también querrán patatas con ello.

4. Pon el cubo de la basura encima de la mesa de tu despacho y márcala con una etiqueta que diga “correo entrante

5. Pon descafeinado en la máquina de café durante tres semanas. Cuando todo el mundo haya superado su adicción al café, entonces carga la máquina con espresso.

6. Acaba todas tus frases con “…de acuerdo con la Profecía”

7. No uses puntuación

8. Siempre que puedas, salta y brinca en vez de caminar.

9. Preguntale a la gente si son hombres o mujeres. Ríete con histéria cuando contesten.

10. Canta a coro en la ópera.

11. Ves a un recital de poesía y pregunta por qué los poemas no riman.

12. Pon una mosquitera alrededor de tu área de trabajo y pon un CD con sonidos tropicales.

13. Cinco días antes de una fiesta, dile al amigo que la organiza que no irás porqué no estás de humor.

14. Diles a tus empleados que te llamen por tu nombre de lucha, “Pedrusco Invencible

15. Cuando salga tu dinero del cajero automático, grita “¡¡gané, gané!!”

16. Cuando salgas de un Zoo, empieza a correr atravesando el párquing y gritando “¡¡corred por vuestras vidas, las fieras están sueltas!!

17. Diles a tus hijos, cuando estén todos en la mesa cenando: “A causa de la economía familiar, uno de vosotros va a tener que irse

Si, el humor es un poco (bastante) negro, pero de todas formas a mi me hizo reír.

Links: Ratones humanizados, Pulpo Paul, Mandamientos locura

Read Full Post »

Older Posts »